Contenidos

La Cumbre de Barcelona quiere constituir el inicio de una nueva fase de las relaciones euromediterráneas, que viene requerida por importantes cambios en el ámbito internacional y en el seno de la propia Unión Europea. La ampliación de la UE y el inicio de conversaciones con otros países para su adhesión ha hecho aumentar el número de miembros de la Asociación Euromediterránea de 27 a 38. Los miembros del Proceso de Barcelona son:

  • Los 25 países miembros de la Unión Europea.
  • 10 miembros de la ribera sur del Mediterráneo: Argelia, Autoridad Palestina, Egipto, Israel, Jordania, Líbano, Marruecos, Siria, Túnez y Turquía (ya formaba parte de la Asociación Euromediterránea, y ha iniciado el pasado 3 de octubre las negociaciones de adhesión a la UE).
  • Rumanía y Bulgaria, que ya han firmado el Acuerdo de adhesión a la Unión Europea.
  • Croacia, país candidato a la UE, que ha iniciado las negociaciones de adhesión el pasado 3 de octubre.
  • El Parlamento Europeo, la Comisión Europea y el Secretariado General del Consejo de la UE

Además, participarán en la Cumbre Euromediterránea de Barcelona Observadores Permanentes -Libia, Mauritania, la Liga Árabe- y Observadores Invitados, tales como el Banco Europeo de Inversiones, la Unión Magreb Árabe, la Fundación Anna Lindh para el diálogo entre las Culturas, el Comité Económico y Social o los Consejos Económicos y Sociales Euromed. 

Las nuevas realidades y retos del siglo XXI obligan a reactualizar la Declaración de Barcelona y a crear un nuevo Plan de Acción (basado en los buenos resultados que ha dado el Plan de Acción de Valencia), que incluirán cuatro áreas fundamentales:

  • Paz, Seguridad, Estabilidad, Buen Gobierno y Democracia. Es necesario reforzar los principios comunes democráticos con medidas concretas; y responder a las nuevas amenazas comunes, como la lucha contra el terrorismo o las armas de destrucción masiva.
  • Desarrollo Económico Sostenible y Reforma. Se acelerará la modernización de las estructuras económicas, crecimiento y desarrollo sostenible. Se reforzarán y mejorarán los métodos de gestión de la ayuda financiera de la Unión Europea a los países de la ribera sur del Mediterráneo y se potenciará mucho más que hasta ahora el apoyo al sector privado. 
  • Educación e Intercambios Culturales. La participación de la sociedad civil en todo proceso juega un papel esencial en el conocimiento mutuo y la comprensión de las culturas. Por ello se contribuirá a una mayor comprensión intercultural a través de la recién creada Fundación Ann Lindh para el diálogo de las Culturas (con sede en Alejandría ), en la que España es el principal contribuyente individual. 
  • Justicia, Seguridad, Migración e Integración Social. Se potenciará el valor que tienen hoy los movimientos migratorios, intensificándose la cooperación en un área de suma importancia, en la que cada vez es más necesaria una acción concertada.